sábado, 30 de enero de 2010

Aqui estoy, ya me ves,
suplicandote perdon.
si en verdad te falle,
no fue esa mi intencion.
culpame y entierrame
en el pecho tu dolor,
pero no te vayas nunca,
no me ignores, por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada